En voz alta

Cuento cuentos, escribo y pienso, aunque no siempre lo hago en este orden.

¡Habla! ¡Habla! ¡Habla!

1 comentario

pablo habla“¡Habla! ¡Habla! ¡Habla!” Es lo que me pide insistentemente mi sobrino Pablo, de dos años y medio, cuando acabamos de abrir el cuento y yo todavía no he empezado a contárselo. “¡Habla! ¡Habla! ¡Habla!” me repite con impaciencia porque tardo en comenzar haciendo otras cosas mucho menos importantes como beber agua o acomodar el cojín.

Y en esos ¡habla!, ¡habla!, ¡habla! compruebo que a Pablo no le vale que veamos juntos el cuento, que pasemos las páginas juntos.

Lo que quiere, lo que pide es que le hable a él, que le mire y que le dé lo más mío, mis palabras. Porque eso es lo que nos une a él y a mí desde que nació. Cuando él solo tenía unas horas de vida, lo primero que hice fue mirarle y hablarle. Desde ese momento, nos hemos dedicado muchas palabras. Y eso es lo que me pide, que le siga hablando.

Me pide que compartamos juntos esa experiencia porque mientras yo voy contando, él también hace sus comentarios y muestra sus emociones con su voz y su aliento. Y ahí es donde sucede el cuento. En realidad creo que daría igual la historia que contemos mientras eso esté presente, las palabras y la mirada.

“¡Habla! ¡Habla! ¡Habla!” Y claro que le hablo. Cómo no hacerlo cuando alguien te lo pide y te lo pide como una muestra de amor.

 

Anuncios

Un pensamiento en “¡Habla! ¡Habla! ¡Habla!

  1. Pero que maravilla de relato, es genial, que preciosidad. enhorabuena. Un millón de felicidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s